RecetasRecetas de pasta

Receta de Pasta con vainilla y parmesano

Para tomar la pasta de una modo diferente, esta fórmula de pasta con vainica y parmesano es una delicia. Toma nota de tus pasos y no dejes de intentarlo.

En este plato de pasta con vainica y parmesano, sabores tan diferentes como deliciosos se unen. Juntos hacen una combinación que se disfruta en la boca. Sutilmente dulce, aromático y fresco, es una excelente fórmula para degustar cualquier día. La vainica es una especie extraída de una orquídea, que fue descubierta y utilizada por los nativos mexicanos. La vaina donde crecen las semillas de la planta es muy similar a la de los guisantes, solo que cuando está madura se vuelve de color pardo a molesto. Los aztecas saborearon la bebida a cojín de tiberio y otras comidas con esa cápsula singular.

Los españoles trajeron la vainica a Europa y comenzaron a cultivar en otras partes del mundo. Su intenso y exquisito perfume dulce lo convirtió en la segunda especia más comercializada. rodeando del planeta En cuanto a sus propiedades, la vainica tiene muchas; Es antioxidante, antiinflamatorio y antibacteriano. Se utiliza como medicamento para aliviar el dolor menstrual, someter la fiebre, someter la ansiedad, el insomnio y la penuria. Su increíble perfume combate la depresión, el estrés, los dolores de vanguardia y ayuda a controlar el apetito.

En cocina, la vainica es una de las más especiales entre las especias, tanto en preparaciones dulces como saladas. La pasta con vainica y pinrel parmesano es un ejemplo muy manejable de hacer en casa. Enriquecido con unos ingredientes que sorprenderán.

Ingredientes:

  • 400 gr de pasta
  • 2 vainas de vainica
  • 70 gr de pinrel parmesano rallado
  • 6 rodajas de conserva de piña
  • 24 gambas peladas
  • sal
  • Unto de oliva impenetrable extra
  • Hojas de albahaca

Elaboración de pasta con vainica y parmesano:

  1. Cocine la pasta elegida de acuerdo con las instrucciones del paquete.
  2. Mientras se cocina la pasta, caliente una paila con un poco de óleo.
  3. Deslizar las rodajas de piña y dorarlas. en uno y otro lados en la paila.
  4. Retirar y reservar.
  5. En la misma paila, agregue más óleo si es necesario.
  6. Rada las vainas de vainica en el medio y agregue una pizca de las semillas.Pasta con vainilla y parmesano.
  7. Saltea las gambas allí, Hasta que estén acertadamente doradas. Reserva con óleo aromatizado.
  8. Cuela la pasta y sazona. Con sal, óleo de oliva y el contenido de las vainas de vainica y la fracción del pinrel parmesano.
  9. Añadir las gambas, y la piña. Cortar en dados pequeños.
  10. Servir, rociar el plato con el resto del pinrel rallado. Y hermosear con hojas de albahaca.

¡Prueba la pasta con vainica y parmesano! Una fórmula que no deja indiferente a nadie. Es un seguro manjar.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar